De la huelga general al “Día sin Draghi” y más allá

image_pdfimage_print

Entrevista a Pierpaolo Leonardi, Ejecutivo Nacional de la USB

Entrevistamos a Pierpaolo Leonardi sobre la trayectoria de la USB, y en general del sindicalismo conflictivo, desde la preparación de la huelga general del 11 de octubre hasta las movilizaciones del Día del No a Draghi del 4 de diciembre, y sobre la situación del conflicto de clase que se avecina.

Pregunta – A mediados de julio, el sindicalismo de base y de conflicto en Italia logró converger en la fecha del 18 de octubre para la huelga general contra las políticas del gobierno de Draghi, que luego se adelantó al 11 de octubre. El número de huelguistas, el número de movilizaciones en la ciudad y su participación parecen haber dado la razón a los organizadores del 11 de octubre. ¿Cómo valora ese día y sus consecuencias, a la luz de unas premisas ciertamente nada fáciles, en las que se rompe por primera vez el encanto del actual ejecutivo?

Respuesta – La necesidad de iniciar la confrontación con el variado y compuesto mundo del sindicalismo de base nace del asesinato del compañero Adil, delegado de logística de Sicobas, asesinado fríamente durante un piquete. Un suceso que rememora la historia del asesinato de nuestro delegado de logística Abdel, también durante un piquete en Piacenza, unos años antes.

USB decidió, junto con Sicobas, convocar una huelga general inmediata en todo el sector logístico en protesta por un nuevo asesinato de delegados sindicales, y a partir de ahí se desarrolló el camino que llevó a la huelga del 11 de octubre

Ya existía un escenario político en el que una parte del sindicalismo de base se había enfrentado durante más de unos años, en el que USB nunca había participado, y que en años pasados había proclamado huelgas generales que en realidad habían recabado poco apoyo, en las que también participaba Sicobas. Allí se había desarrollado un antagonismo bastante fuerte hacia nosotros, porque habíamos defendido repetidamente que el tiempo de la forma sindical de base había terminado y que era necesario trabajar en la construcción del sindicato confederal, de clase y de masas.

Sin embargo, nuestra decisión de contribuir a la construcción de la huelga por la muerte de Adil, que por supuesto Sicobas había convocado inmediatamente, permitió la reanudación de la confrontación interrumpida durante años y que, por iniciativa de USB, amplió la participación a otras organizaciones sindicales que siempre habían estado fuera del circuito preexistente.

Esta ampliación, la conciencia de que la situación necesitaba una respuesta lo más amplia posible, el contexto dramático de la pandemia y la determinación del enemigo de clase de utilizarla para reforzar su dominio sobre la sociedad y, en particular, sobre el mundo del trabajo, llevaron a todos a encontrar, no sin esfuerzo, un terreno común de iniciativa que luego produjo la huelga general del 11 de octubre.

El éxito político de la huelga general, que se convirtió en un momento de atracción y participación incluso para un abanico muy amplio de fuerzas políticas que hacía tiempo que carecían de una iniciativa de masas en el ámbito social y sindical, se concretó con la participación real de decenas de miles de personas en las manifestaciones territoriales y los actos nacionales fuertemente deseados por la USB

Estos tuvieron lugar frente al Ministerio de Educación, el Ministerio de la Función Pública de Brunetta y el MISE: lugares simbólicos identificados como los tres principales puntos de conflicto en la violenta reorganización productiva y social apoyada por el gobierno de Draghi y la Confindustria de Bonomi.

El elevadísimo número de participantes, que estimamos en torno a un millón, fue en efecto una señal importante que nos llevó a no agotar la confrontación con las demás organizaciones, sino a mantenerla respetando las distintas identidades.

Pregunta: En las semanas posteriores a la huelga del 11 de octubre, hubo un deseo por parte del gobierno de restringir los márgenes de acción en las calles en general, un intento del que también fue víctima la Unión de Sindicatos de Base, reaccionando a los intentos de “poner una orden de mordaza” a lo que estaba surgiendo como oposición social al gobierno de Draghi. ¿Puedes describir la situación de esta enésima “torsión autoritaria”?

Respuesta – La huelga general del día 11 ha contribuido sin duda a reavivar las luchas. El cese de las iniciativas callejeras impuestas por la pandemia había hecho muy difícil expresar con fuerza la oposición a las opciones políticas del gobierno de Draghi y de la Unión Europea, que han intentado por todos los medios utilizar la pandemia para una gigantesca redefinición y relanzamiento de los intereses de la burguesía y del capital nacional y europeo.

El gran éxito del 11 de octubre y las manifestaciones de ese día representaron ciertamente no sólo una respuesta y la proposición de una plataforma global de lucha, sino también un momento importante de reanudación de la palabra del conflicto. Esto provocó inmediatamente las contramedidas del aparato represivo, que trató por todos los medios de impedir que el movimiento creado se desarrollara y creciera.

Incluso utilizando la excusa de las manifestaciones “no vax”, impuso restricciones realmente inaceptables a las manifestaciones, marchas y movilizaciones de cualquier tipo. En varias ocasiones hemos tenido que chocar fuertemente con las prefecturas y las jefaturas de policía para mantener los derechos democráticos y el derecho de huelga, que ya habían sido fuertemente atacados en años anteriores y aún más durante la pandemia.

Hay que recordar que nuestra huelga general de marzo de 2020, convocada simbólicamente en el sector sanitario y que duró apenas un minuto, ¡nos costó más de 5.000 euros en multas del Comité de Huelga!

Pregunta – En el espíritu de la convocatoria general de huelga unitaria del 11 de octubre, el enfrentamiento entre las distintas organizaciones sindicales en conflicto llevó a la proclamación de un “Día de no a Draghi” para el sábado 4 de diciembre. Esta jornada se articuló con diversas manifestaciones locales que contaron con la participación y el apoyo activo de fuerzas políticas -como Potere al Popolo- y organizaciones juveniles, como OSA y Cambiare Rotta. ¿Puede hacer un balance de este día desde el punto de vista del USB?

Respuesta – El éxito de la huelga general del 11 de octubre, la respuesta masiva que tuvo y la simultánea aceleración por parte del gobierno de los procesos de reestructuración preparatorios de la utilización de los fondos del Fondo de Recuperación en pleno apoyo a las empresas, la reanudación de los despidos masivos, la extensión de la precariedad, El ataque a la renta de ciudadanía, el nuevo ataque violento a las pensiones y la desaparición del salario mínimo de la escena política han impuesto una respuesta de masas que ha visto cómo todas las organizaciones sindicales en conflicto, ya promotoras de la huelga general, daban vida a la Jornada No Draghi implicando a gran parte de las fuerzas políticas de la izquierda alternativa.

Ese día, 29 plazas italianas se llenaron de marchas y manifestaciones, que rompieron el hechizo de la unanimidad que rodeaba al ex gobernador de Bankitalia y luego del Banco Central Europeo. El intento de casi todas las fuerzas políticas, incluido el presidente Mattarella, de hacer ver a Draghi como el único que podía salvar al país y que, por lo tanto, debía ser apoyado en todas sus decisiones, aunque fueran tomadas sin ningún paso parlamentario y con el gobierno de todos completamente subyugado por el pequeño equipo de Draghi, ha encontrado finalmente una respuesta de lucha y movilización que deberá continuar en los próximos meses para impedir su elección como jefe de Estado y para destituirlo como presidente del consejo de ministros.

Quiero subrayar la presencia generalizada y verdaderamente masiva de jóvenes y estudiantes en las manifestaciones de toda Italia, y en particular de los estudiantes medios organizados en la OSE, que luego dieron lugar a una temporada de ocupaciones de escuelas que aún continúa a pesar de la brutal e injustificable represión

Pregunta: La voluntad de lucha expresada por los sindicatos en conflicto ha sido correspondida con una actitud sustancialmente subordinada a la política del actual ejecutivo por parte de la CGIL, la CISL y la UIL, de las que no se han “desprendido” la CGIL y la UIL, que han convocado una huelga el 16 de diciembre. ¿Cuál fue su papel y cuáles son las tareas del sindicalismo en el conflicto?

Respuesta: La capacidad de movilización continua y articulada de las fuerzas del conflicto, del sindicalismo de base y de clase y de las fuerzas políticas antagónicas se ha visto contrarrestada por el silencio ensordecedor de los sindicatos, cómplices y encubridores de los procesos de reestructuración, desde las recomendaciones a la patronal para que despidan a los trabajadores con moderación, pasando por escuchar las sirenas de Bonomi y Draghi, hasta esperar un nuevo pacto social que garantice la reorganización social y productiva desde cualquier conflicto organizado.

Las palmaditas en la espalda de Draghi a Landini frente a la sede de la CGIL, atacada por fascistas y no defendida por la policía, son una imagen imborrable de ello.

La huelga del 16 de diciembre es, en realidad, la satisfacción de una base cada vez más asombrada por la actitud cómplice de sus dirigentes y una señal para Draghi de que su absoluta voluntad se ve correspondida por el respeto de los compromisos adquiridos para garantizar su mayor función y papel en el país.

Por lo tanto, estamos sólo al principio de una batalla de larga duración y de fuertes movilizaciones que, a pesar de la pandemia que resurge y de la utilización inmoderada en función represiva de los que salen a la calle para proteger una libertad individual mal entendida, ya está identificando nuevos ámbitos de lucha y de organización.

Publicado en: Boletín Internacional Diciembre 2021

Altre Lingue / Otros Idiomas /Autres Langues / Other Languages

Lascia un commento

Il tuo indirizzo email non sarà pubblicato. I campi obbligatori sono contrassegnati *